El famoso fotógrafo mexicano, Rodrigo Friscione, encontró cinco cenotes de agua dulce en las profundidades del mar Caribe, lo que significa un hallazgo inédito para la región.

Se trata de cinco cenotes ubicados a poco más de 22 kilómetros de la costa del estado de Quintana Roo, entre Isla mujeres e Isla Contoy. Se tiene una hipótesis de que podrían estar interconectado a una red de ríos subterráneos de Yucatán.

Además, uno de los cenotes será explorado a detalle por Friscione y un grupo de buzos, espeleólogos, biólogos y arqueólogos marinos, entre ellos Robert Ballard, quién descubrió los restos del Titanic en 1989.

Los cuerpos de agua dulce son muy populares en la Península de Yucatán y se encuentran comúnmente por debajo de la tierra e inclusive en las calles de algunas ciudades, pero hasta el momento no se tenía registro de uno agua dulce a tan larga distancia de la superficie.