Este año ha sido un caos en todo el mundo, escenarios que jamás pensamos experimentar han pasado y han puesto a prueba la capacidad de adaptación e innovación del ser humano, todo esto provocado por la pandemia del COVID-19. La Fórmula 1 no es la excepción.

Todas las industrias se han visto afectadas, obligadas a reprogramar o cancelar actividades.

El deporte profesional no es la excepción y múltiples ligas de diferentes disciplinas han tenido que organizar diferentes torneos en las plataformas de EA Sport, para poder brindarles un espectáculo a sus aficionados y proporcionar una distracción de tantas malas noticias.

Pero hay una competición que ha superado a todas, aprovechando que su simulador es el más parecido a la realidad, la Fórmula 1 lanzó a lo largo de este año Prix mundiales virtuales.

Han tenido la participación de pilotos profesionales, pilotos virtuales profesionales y uno que otro youtuber fanático del automovilismo.

Estos campeonatos mundiales han tenido muy buena respuesta y han logrado captar un público diferente, ya que sus transmisiones han sido por Twitch, Facebook y Youtube.

Fórmula 1 y su magia Virtual

Y como toda temporada deportiva nos ha brindado historias muy interesantes, a continuación te resumiremos las más relevantes.

El piloto Kyle Larson de NASCAR en una carrera, pensando que su micrófono se encontraba apagado, gritó lo que se conoce en Estados Unidos como la n-word. Esto ocasionó su eliminación del Premio virtual y horas más tarde sus patrocinadores cortaron relación.

En una historia digna de cuento de hadas, el joven James Badwin pasó de ser el piloto virtual más rápido del mundo a formar parte del máximo circuito automovilístico del mundo.

formula-1-realidad-virtual

Y la última historia importante es la del piloto británico George Russel, que lleva 2 años compitiendo para la escudería Williams.

Su carrera dio un cambio importante, ya que después de ganar la temporada virtual con una gran carrera en el Prix de Canada, en la reanudación de actividades ha figurado en los primeros 15 puestos. Un lugar que nunca había tenido en su carrera, logrando traspasar la destreza y confianza que desarrolló en el mundo virtual a la vida real.

Este proyecto nos demuestra la gran capacidad del ser humano para adaptarse a las adversidades.

Demostrando que el deporte y la tecnología no están peleados y que aún en tiempos difíciles los sueños pueden volverse realidad. Gracias, Fórmula 1, por traer magia a la realidad virtual.

¿Qué te parece?