Con la Navidad, la nochebuena es considerada el símbolo floral de México y de todo el mundo. En nuestro pasís, esta flor es una de las plantas más conocidas, duraderas y predilectas de las fiestas decembrinas.

Y pese a que solo se comercializa durante seis semana al año, la nochebuena es la planta de maceta más vendida en todo el mundo.

Flor que se expandió

Esta flor que se expandió por el mundo, tiene una larga tradición de cultivo en los jardines mexicanos desde tiempos prehispánicos, cuando sus flores eran usadas para adornar los altares de la diosa Tonantzin.

Nativa de México, la Euphorbia pulcherria, conocida comunmente como flor de Navidad y nochebuena, crece en estado silvestre a lo largo de la costa del Pacifico, desde el sur de Sinaloa hasta Guatemala.

Su nombre en náhualt es “Cuetlaxóchitl” y significa “flor que se marchita” o “flor de cuero”. Pero no su nombre se da a partir de la llegada de los españoles, quienes la bautizaron como “Flor de Nochebuena”, debido a su aparición en diciembre.

En el mundo se le conoce como nombres como: poinsettia, flor de pascua, pastora, corona del inca, pascuero, estrella federal, flor de nadal, entre otros.

En 1828, J.R Poinsett, primer embajador de Estados Unidos en México, envió esta plantita desde Taxco a un jardín botánico de Filadelfia. Y para 1834, la flor se reprodució en Europa.

Cabe mencionar que en nuestro país, los principales productos son Michoacán, Puebla, Morelos, Jalisco, Ciudad de México y el Estado de México.

flor-que-se-expandio-nochebuena

Pandemia afecta producción

A pesar de que es la época de producción y cosecha en México, la pandemia de COVID-19 hizo que la producción de nochebuenas disminuyera 16 por ciento a tasa anual.

Según informes de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), este año se produjeron 16 millones 268 mil 524 plantas, cifra menos a las 19 millones 100 mil plantas que se registraron en 2019.

Cabe mencionar que aunque su color común es rojo, las nochebuenas se pueden encontrar de diferentes colores; el 90 por ciento de la producción y consumo de la flor es roja, cinco por ciento es blanca o amarilla, y el resto es rosa, rosa o marmoleada.

¿Ya tienes una en casa?

Te recomendamos: 5 DULCES TRADICIONALES QUE TE HARÁN AGUA LA BOCA