En Quintana Roo, como en México, las cifras van en aumento, y lo que es peor: las cifras suelen no ser reales ya que los delitos no siempre son reconocidos como feminicidio.