El gobierno de Chiapas ha sido duramente señalado por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), quien denunció a las autoridades de actos de corrupción, ataques armados e incluso, de secuestro.

A través de un comunicado, el EZLN narró que el día 11 de septiembre miembros de la ORCAO secuestraron a los compañeros Sebastián Núñez Pérez y José Antonio Sánchez Juárez. Ambos miembros de la Junta de Buen Gobierno de Patria Nueva, Chiapas.

De acuerdo con los inconformes, los hechos se registraron mientras delegación zapatista aérea se encontraba en la Ciudad de México.

¿Gobierno de Chiapas relacionado con la ORCAO?

El Ejército Zapatista explicó que la ORCAO (Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo), es un grupo político-militar de corte paramilitar.

Te puede interesar: ¿Qué está pasando en Chiapas?

Aseveró que dicho grupo tiene “uniformes, equipos, armas y parque obtenidos con el dinero que reciben de los programas sociales”.

Y que “se quedan con una parte y la otra la dan a los funcionarios para que publiquen que se está cumpliendo con el asistencialismo”.

“Con esas armas disparan todas las noches contra la comunidad zapatista de Moisés y Gandhi”, denuncia el EZLN.

Agradece EZLN a activistas

En el comunicado, el EZLN acusó al gobierno de Chiapas de sabotear y estorbar en la liberación de sus compañeros.

El ente de Liberación Nacional agradeció a “organizaciones defensoras de los derechos humanos y la iglesia católica progresista” por intervenir.

En especial a los párrocos de San Cristóbal de Las Casas y de Oxchuc, pertenecientes a la Diócesis de San Cristóbal, quienes intervinieron en la liberación del 19 de septiembre.

“A los compañeros se les despojaron de un radio de comunicación y seis mil pesos en efectivo que pertenecen a la Junta de Buen Gobierno”, detallaron.

Por acusaron que “mientras el gobierno del estado de Chiapas solapa y alienta estos crímenes”, el EZLN “procedió a tomar las medidas necesarias para liberar a los secuestrados y detener y sancionar a los responsables”.

Chiapas al borde una guerra civil, advierte EZLN

Los zapatistas también señalaron que “el desgobierno de Rutilio Escandón está haciendo todo lo posible porque se desestabilice al suroriental estado mexicano de Chiapas”.

Al reprimir con lujo de violencia a las escuelas normalistas rurales, además, se sabotea los acuerdos tomados entre el magisterio democrático y el gobierno federal.

Esto ha orillado “a los maestros a movilizarse radicalmente para que se cumplan dichos acuerdos”, acusan.

Aseveraron que las alianzas del gobierno “con el narcotráfico provocan que las comunidades originarias se vean obligadas a formar grupos de autodefensa”.

“El gobierno de Chiapas no sólo solapa a las bandas de narcotraficantes, también alienta, promueve y financia a grupos paramilitares como los que atacan continuamente comunidades en Aldama y Santa Martha”, se lee.

Si ha esto se le suma la lenta vacunación contra el COVID-19 en la entidad, el pueblo no tardará mucho “en explotar” y se volcará contra las autoridades.

Te puede interesar: ¿Por qué en Chiapas las personas no se quieren vacunar?

Recibe nuestras noticias en tu smartphone; únete a nuestros grupos de difusión de WhatsApp https://bit.ly/2LJhoYq y de Telegram https://bit.ly/3fe39c4