La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de los primeros tres tramos del Tren Maya presentada por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para una evaluación por parte de la Secretaría de Medio ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) el pasado 16 de junio, deja al descubierto los daños que el proyecto puede ocasionar debido a la falta de estudios.

En tres años, se contempla pagar a 14 trabajadores la cantidad de 7 millones y medio de pesos, por labores como: vigilancia del manejo de residuos, ahuyentar a los animales, trasplantar miles de árboles y vigilar que se realicen las medidas de mitigación ambiental en 626 kilómetros de los tramos antes mencionados.

La MIA también expone que, de no cumplir con las leyes ambientales, los impactos más grandes se darán durante la reparación el sitio y realización de las obras, mismas que no están reflejadas en estudios anteriores por falta de información.

Ante esto, ambientalistas, académicos y sociedad civil han presentado sus observaciones respecto al proyecto y aseguran que el daño ambiental será grande.

Presupuesto insuficiente

En el apartado Estrategias para la prevención y mitigación de impactos ambientales del Tren Maya de la MIA, se contemplan y se establece un presupuesto de 7 millones y medio de pesos para una serie de medidas tales como supervisión de la obra, restaurar los suelos, reforestación, alejar a los animales del recorrido de las vías y el manejo de residuos en un periodo de tres años, en 626 kilómetros y 14 personas laborando.

El experto ambiental de la UNAM, Luis Fueyo, asegura que el Tren Maya en realidad costará miles de millones de pesos y su impacto ambiental será tan grande que la cantidad con la que pretenden reparar el daño “Es una propuesta ridícula”.

Por su parte, Daniel Basurto, presidente de la Academia Mexicana de Impacto Ambiental, asegura que el presupuesto destinado es parecido a los destinados a proyectos menores.

Alrededor de 315 especies de animales, entre ellas siete endémicas y 51 protegidas serán afectadas. También 7,700 mamíferos, aves, peces y reptiles resultarán afectados, muchos de ellos podrán ser vulnerables a la captura para el consumo o comercialización.

Luis Fueyo asegura que los trabajos removerán la vegetación que cumple con una fusión ecológica muy importante.

Empleos temporales

Las estimaciones en cuanto a la generación de empleos durante las obras del Tren Maya en 2020 prevén que se generen 80 mil puestos laborales temporales, mismos con los que se pretende combatir los índices de marginalidad y regazo económico.

Sin embargo, el experto de la UNAM asegura que, si bien se generarán empleos temporales a corto plazo, la pobreza no se acabará y esto podría llegar a generar asentamientos humanos irregulares.

Sergio Prieto, investigador de Conacyt, aseguró para El Universal que la MIA “no cumple con uno de los principios rectores para este tipo de evaluaciones: el preventivo de considerar y atender posibles daños futuros” y que existe incertidumbre respecto a la labor de ONU Hábitat, organismo que funge de consultora a la Fonatur en la realización del Tren Maya.

Un peligro mortal para las especies

En junio, Fonatur fue acusado de dar inicio a las obras del Tren Maya sin la MIA, no obstante, éste respondió que contaba con una exención para los tres tramos que conectan a Palenque con Izamal, y que para el cuarto tramo se realizarían labores de mantenimiento carretero, mismas que estaban permitidas “dentro del título de concesión” dada a la empresa ICA para la Autopista del Mayab (Mérida-Cancún).

Rafael Barrientos, experto en ecología vial, asegura que los trenes son menos impactantes, “pero para algunas especies grandes de vertebrados” como los jaguares son más mortíferos y que juntar una línea de tren y una autopista puede resultar fatal para las especies.

“Por ejemplo, imaginemos que los atropellos en la autopista causan la muerte de 20% de los jaguares de la zona y la población es capaz de producir nuevas crías y generar 25% de jaguares cada año, pero si a las muertes causadas por la autopista le sumamos 10% causadas por los trenes, hace que se supere el umbral de individuos nuevos cada año, implicando en su futura extinción” comentó.

El Tren Maya representa un riesgo para las especies, muchas de ellas protegidas, mismas que se volverán más vulnerables ante los daños del hombre.

¿Qué opinas?

 

Más sobre el tema: OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO DEL TREN MAYA DEJARÁ 26 MIL KILOS DIARIOS DE BASURA