Después de permanecer 15 días alojado en el campo militar N°1, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, se mudó a otro sitio y ahora que su manutención correrá por su cuenta, llamó a los mexicanos y embajadores “hermanos” para que lo apoyen con ésta.

El protegido político informó que a petición del gobierno actual de su país, la Interpol emitió una notificación azul a México, la cual consiste en una solicitud de localización y obtener información sobre las actividades que desarrolla la persona buscada.

El boliviano, quien en todo momento se encuentra custodiado por elementos militares, se negó por cuestiones de seguridad a revelar el lugar donde se está hospedando.