De acuerdo con un estudio de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), los jóvenes son los más afectados por la pandemia de COVID-19, sobre todos los de países con bajos ingresos.

La pandemia modificó las rutinas: los estudios fueron interrumpidos, los empleos destruidos y las perspectivas de carrera pospuestas.

La OIT indicó que el 73% de los jóvenes que estudian o combinan sus estudios y trabajo fueron severamente afectados por el cierre de sus centros educativos y formativos.

Lo que se traduce a que no todos pudieron continuar su aprendizaje en línea, sobre todo en los países pobres: solo 18% de los que viven en países de bajos ingresos pudieron seguir estudiando.

En cuanto al mercado del empleo, 1 de cada 6 jóvenes dejó de trabajar, 42% de los que continuaron notaron disminución de sus ingresos, y cerca de 4 jóvenes de cada 10 tiene dudas sobre sus perspectiva de carrera.

Pese a que no son los únicos “problemas” en los jóvenes, la investigación indica que el “50% de los jóvenes puede ser afectado por ansiedad o depresión y 17% sufren probablemente”.

En conclusión, la OIT solicita garantizar el acceso al seguro de desempleo a los jóvenes y pide aplicar medidas en el campo de la salud.

El estudio se realizó entre el 21 de abril y el 21 de mayo, en el que participaron más de 12 mil jóvenes de 18 a 29 años, y se tomaron en cuenta 23 lenguas en 112 países

¿Qué opinas?

 

Te recomendamos: ¿Sufres de gripa y dudas si es Covid-19?