Un nuevo estudio reveló que el sargazo que arriba en abundancia al Caribe Mexicano contiene tóxicos como el arsénico que puede dar la salud.

Rosa Elisa Rodríguez Martínez, de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM con sede en Puerto Morelos, explicó que el sargazo pelágico contiene elementos como arsénicos, cobre, manganeso y molibdeno y que en altas concentraciones puede dañar a la humanidad, flora y fauna local.

El estudio se llevó a cabo entre el 2018 y 2019, se analizaron 63 muestras de las macroalgas de diferentes localidades, y también se encontraron elementos como el aluminio, calcio, cloro, cobre, hierro, potasio, magnesio, fósforo, plomo, rubidio, azufre, silicio, estroncio, torio, uranio, vanadio, zinc entre otros.

Rodríguez Martínez confesó que algunos de esos elementos pueden llegar a ser nutrientes esenciales, pero otros pueden llegar a ser tóxicos.

“El que más preocupa es el arsénico, pues se detectó en todas las muestras colectadas, y en la mayoría en concentraciones que superan los límites establecidos para consumo humano y animal”, detalló.

La universidad recomienda que antes de utilizar estas algas en la industria alimentaria y farmacéutica, analizar la acumulación de elementos tóxicos del sargazo o evitar su uso.