Un grupo de alumnos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), Universidad Jesuita de Guadalajara, creó un cubrebocas incluyente (permite leer los labios), sustentable, ergonómico, altamente efectivo como un N95 y por un costo de 50 pesos

A través de redes sociales, Miguel Huerta, catedrático e investigador del ITESO, dio a conocer el proyecto innovador.

Se trata de un cubrebocas transparente, está hecho de silicona, reutilizable, con una capacidad de filtrado similar -o incluso superior- a los N95, es ergonómico y se prevé que tenga un precio comercial de 50 pesos.

La “mascarilla ITESO”, nombre provisional del desarrollo surgió en el Proyecto de Aplicación Profesional (PAP) de Verano, es inclusiva pues permite a las personas con problemas auditivos leer los labios de sus interlocutores para poder comunicarse de manera no verbal.

Los cinco estudiantes del ITESO que participaron en el proyecto de los cubrebocas son: César Velarde (Ingeniería Mecánica), Andrea Zúñiga (Ingeniería Industrial), Michelle González (Diseño), Paulina Ramírez (Diseño) y Oliver Mederos (Ingeniería Mecánica).