El gobierno de Estados Unidos anunció que no permitirá que mujeres embarazadas entren al país, con el fin de controlar el llamado “turismo de maternidad”.

Ya que en EE.UU, la ciudadanía  se obtiene por medio de naturalización o nacimiento, muchas mujeres deciden viajar a ese país durante su embarazo para poder dar a luz allí, por lo que el gobierno americano estableció una serie de medidas para restringir que la llegada de mujeres en esa condición puedan acceder al país con visa de turista.

Las regulaciones entrarán en vigor a partir del 24 de enero, lo que dará inicio a que los consulados rechacen las solicitudes de visa de personas cuyo “propósito” sea dar a luz en ese país para que el nuevo integrante obtenga la ciudadanía estadounidense.

La norma afecta a los solicitantes de visas B1/B2 que se otorga a visitantes temporales con fines de turismo o negocios.

El primer caso

Una aerolínea asiática tuvo que disculparse luego de exigir a una mujer que se realizara pruebas de embarazo para permitirle embarcar a Saipan, en las Islas Marianas, lugar que se ha convertido en un destino de turismo de maternidad.