Los buzos mexicanos Vicente Fito e Iván Hernández descubrieron el esqueleto de una mujer que vivió en la península de Yucatán hace 10 mil años, la han nombrado Chan Hol 3 y tenía alrededor de 30 años.

La osamenta fue encontrada de en la cueva submarina de Chan Hol, en Tulum y de acuerdo a sus características (que fueron comparadas con otros cráneos encontrados en la región), se cree que existieron dos asentamientos humanos morfológicamente diferentes y que interactuaron en el período Pleistoceno tardío.

Otro dato interesante que se logró rescatar a través de las caries que presentaba la dentadura, fue que su dieta estaba basada en azúcares.