Desarrolladoras inmobiliarias en Benito Juárez donaron diferentes terrenos al gobierno con el fin de realizar escuelas. Así fue pero salió más caro “el caldo que las albóndigas”.

Un gasto extra de 1.5 millones de pesos fue el que sufrió Gobierno del Estado, a través del Instituto de Infraestructura Física Educativa de Quintana Roo, ya que no se habían calculado problemáticas topográficas de los terrenos que fueron adquiridos y destinados para escuelas; y aunque el número de matrículas han subido para el siguiente periodo (2019 – 2020), un gasto inesperado ha surgido.