La Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) confirmó que el barco de vapor descubierto en Sisal, Yucatán, transportaba esclavos mayas en la década de 1850.

El naufragio del barco de vapor cubano fue localizado en 2017, pero luego de tres años de investigación en campo y en archivos de México, Cuba y España, investigadores del INAH identificaron el pecio del vapor “La Unión”.

El barco fue utilizado para transportar a mayas capturados durante la rebelión de 1947 a 1902 conocida como “La guerra de castas” para que laboraran en los campos azucareros en Cuba.

Para los investigadores de la SAS del INAH, “el descubrimiento es de suma relevancia, ya que más allá de lo complejo que es identificar “con nombre y apellido”, este caso habla de un pasado ominoso para México, el cual debe reconocerse y estudiarse en función de su contexto y épica.”

esclavos-mayas-barco-encontrado

El INAH confirma que el barco transportaba esclavos mayas

De acuerdo con un comunicado del INAH, la arqueóloga subacuática Helena Barba Meinecke, responsable de la oficina Península de Yucatán de la SAS, comentó que este descubrimiento es de relevancia internacional.

Dado que hasta la fecha no se había documentado una embarcación que traficara personas mayas.

Destacó que los combatientes mayas que eran capturados frecuentemente eran enviados a Cuba, de donde muchos nunca regresaban.

“Cada esclavo era vendido hasta por 25 pesos a los intermediarios y estos podían revenderlos en La Habana hasta por 160 pesos, los hombres, y 120 pesos las mujeres”, señaló.

La arqueóloga señala que otra forma de conseguir esclavos era a través de personajes llamados “enganchadores”, cuyo trabajo era ir a pueblos como Yxil, Kanxoc y Valladolid para ofrecer a los indígenas papeles falsos y hacerles creer que irían a Cuba como colonos, donde tendrían tierras y generarían ingresos.

esclavos-mayas-barco-encontrado

En los últimos años se han descubierto otros naufragios esclavistas: las naves “Clotilda” y “Henrietta Marie”, en Alabama y Florida, respectivamente. El “Trovador”, en República Dominicana; y el “San José”, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Todos eran lo que se conocía como “barcos negreros”, aquellos que por más de 400 años sustrajeron personas de África para venderlas en el continente americano.

El barco que transportaba esclavos

El barco de vapor “La Unión” que transportaba esclavos mayas se localizó arqueológicamente en 2017, en el marco del Proyecto Intergral para la Protección, Conservación, Investigación y Difusión del Patrimonio Cultural Subacuático de la SAS, en coordinación con el Centro INAH Yucatán y los habitantes de la región.

Se observó que el pecio correspondía a un vapor de la primera etapa de dicha tecnología, fechada entre 1837 y 1860, cuando esos barcos eran impulsados con un sistema calderas, máquinas de balacín y ruedas de paleta “tipo Mississipi”.

esclavos-mayas-barco-encontrado

“La Unión” perteneció a la empresa española Zangroniz Hermanos y Compañía, establecida en 1854 en La Habana, la cual un año después fue autorizada para comerciar en México. Realizó travesías entre Sisal, Campeche, Veracruz y Tampico.

Un año antes de su hundimiento, el vapor había sido sorprendido en Campeche cargando 20 personas, entre ellos, niñas y niños de 7 y 10 años.

Pese a que aparentemente se evitó que se llevara a cabo ese viaje, no impidió que el navío continuara con sus operaciones.

“La Unión” se encontraba en un viaje a La Habana en septiembre de 1861 cuando sus calderas explotaron y se hundió frente al entonces importante puerto de Sisa, en el estado de Yucatán.

Hoy sabemos que usualmente el barco transportaba pasajeros de primera, segura y tercera clase a Cuba, junto con mercancía, como fibras de henequén, cueros curtidos, palo de tinte y pieles de venado.

Pero también sus mandos estaban en acuerdos con los esclavistas, quienes introducían en pequeños e insalubres espacios a los mayas que capturaban o engañaban.

¿Qué opinas?

Te recomendamos: INAH y Fonatur firman convenio para rescatar vestigios arqueológicos en toda la ruta del Tren Maya