En conclusión, la costumbre de que perro y dueño duerman juntos logrará a futuro beneficios para ambos.