De acuerdo al responsable del Proyecto de Manejo Sustentable del Tiburón Ballena en el Caribe, Emanuel Mimila Herrera, se registra un gran descenso en los ejemplares de tiburón ballena que arriban al Caribe mexicano, los cuales son alrededor de mil 200 los reportados. 

Mencionó también que el arribo masivo de sargazo a la región, representa un riesgo de que el alga afecte el nado con esta especie.

Al mismo tiempo, no ha logrado controlarse la afluencia de personas en los tours de nado con la especie, siendo hasta 2016 alrededor de 80 mil turistas y cifras desconocidas en 2017 y 2018.

El también llamado “pez dominó”, también está presente en Ensenada, Baja California; en La Paz y Baja California Sur.