Al menos 57 perros fueron encontrados muertos en la colonia de Santa Cecilia, perteneciente a la junta auxiliar de San Miguel Canoa, Puebla, de los que se presume fueron envenados con restos de carne de pollo.

Vecinos informan que con este lamentable hecho suman tres reportes de envenenamiento de animales. También comentaron que vieron a un vendedor de pollo, quién llegó a la comunidad y comenzó a arrojar partes de pollo en un terreno baldío, los cuales fueron ingerido por los perros.

Autoridades comenzaron con el proceso de incineración, el pasado lunes se realizó el levantamiento de 17 cuerpos, y fueron trasladados a las instalaciones del Departamento de Protección Animal en la Colonia Bugambilias, el martes 28 continuaron las labores de levantamiento del resto de los 40 animales.

La Fiscalía General del Estado (FGE) será la encargada de dar seguimiento y deslindar responsabilidades.