El brote infeccioso que ha cobrado la vida de cientos de personas y que dejó aislada a una ciudad podría convertirse en pandemia mundial ¿Estamos listos?