Vecinos que caminaban por la supermanzana 50, justamente entre la esquina de las calles Tepich y Calcetoc, reportaron a las autoridades la aparición de tres bolsas negras sospechosas.

Al llegar al lugar se encontraron con más de 30 kilos de Residuos Peligrosos Biológico-Infecciosos, es decir muestras de sangre y desechos médicos, que se creen fueron tirados en esa área verde por algún laboratorio privado con la intención de evadir pagos para su tratamiento adecuado.

Los inspectores de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) del estado también encontraron gasas, guantes médicos, bolsas de suero fisiológico y mangueras con restos de sangre; por lo que procedieron al acordonamiento de la zona y el levantamiento del material.

Con respecto a estos hechos el Código Penal establece penas de uno a nueva años de prisión y de trescientos a tres mil multas a quien realice estos actos; así como abandono de cualquier otro tipo de desechos y descarga con sustancias consideradas peligrosas.