Hace unos días apreció la noticia: “Juez Octavo de Distrito (Estado de México) otorga suspensiones definitivas”, en torno al aeropuerto de Texcoco, pero ¿qué quiere decir esto?

Es sencillo, relativamente, y hasta cierto punto desconocido: fueron dos resoluciones las que se dictaron, ambas son suspensiones; la primera evita la cancelación de la obra de Texcoco y la segunda “blinda” el estatuto que declara la primera. Se menciona que ambas resoluciones son desconocidas, ya que se desconoce el alcance total, al menos hasta que sean publicados oficialmente.

De forma colateral, las suspensiones evitan la continuación de las obras en Santa Lucía, también debido a la falta del estudio de impacto ambiental y la tarifa de uso aeroportuario, misma que ya ha sido pagada para Texcoco, pueda ser trasladada, en el mejor de los escenarios, a la Base Militar.