Casi la mitad de los mexicanos rebasan las horas de la jornada laboral establecidas por ley, y aún así presentan un alto indicador de violación a sus derechos laborales.