El cabildo de Mérida ha aprobado la iniciativa que obliga a todas las viviendas a tener al menos un árbol, de lo contrario se pagará una multa de hasta mil 576 pesos. La prórroga máxima es agosto de 2019.

Con esto, se logrará reducir la temperatura ambiental en la ciudad, además de contribuir a contrarrestar el calentamiento global. La comuna planea realizar donación de plantas para que los ciudadanos puedan trasplantarlas en las áreas disponibles.

Renán Barrera Concha, primer regidor, señaló que si el ciudadano planta el árbol y posteriormente lo retira, también será acreedor de la multa; dijo que se revisará trimestralmente la permanencia del árbol.