La Secretaría de Desarrollo Territorial Urbano Sustentable (Sedetus) dio a conocer que existe un total de 125 colonias  irregulares en Quintana Roo, donde viven hasta 60 mil personas en situación precaria en cuanto a servicios públicos.

Ubicadas la mayoría en la zona norte, en los municipios de Benito Juárez, Isla Mujeres y Puerto Morelos,  estos asentamientos son promovidos por el Movimiento Antorchista, que han generado un impacto ambiental, perdiendo más de 150 hectáreas de selva.

De acuerdo al titular de la Sedetus, una de las acciones para frenar el surgimiento de más zonas irregulares están las clausuras, reformas a las leyes y la entrega de lotes urbanizados, siendo hasta el momento, solo el 10 por ciento quienes han resuelto su situación en el corto plazo.