Con olor a desahucio y polvo en las cuentas que apoyaban a los Pueblos Mágicos e indirectamente a la economía activa de estos sitios, hoy las cosas quedan claras: la responsabilidad es de gobernadores y presidentes municipales.

El recurso federal ha dejado de llegar a los Pueblos Mágicos, donde anteriormente las administraciones estatales y municipales se veían obligadas a dar dos pesos por cada peso invertido por parte de la federación, con un recurso anual total de 500 millones de pesos… hoy es solamente historia.

El proyecto nació en 2001 con el fin de enaltecer aquellos poblados de México, dignos de visitar por propios y extranjeros. De esta forma SECTUR Federal daba, además de promoción, el soporte económico para la infraestructura necesaria en materia de turismo, de lo cual nacían nuevos negocios y se restablecían los ya existentes.

A partir de ahora será facultad total de los gobernadores y presidentes municipales el enfoque presupuestal que se dará a sus respectivos Pueblos Mágicos. Es decir que el proyecto no desparece, pero se limita en recursos económicos. Por parte de SECTUR Federal se evaluarán las iniciativas turísticas que toquen dichos poblados, para definir si pueden ser apoyados a través de la banca de desarrollo, también se verán sustentados en promoción nacional e internacional por parte de las embajadas.

DIEGO E.