“Durante la última década, un grupo de empleados de United Parcel Service (UPS) ayudó a importar y traficar cantidades masivas de drogas y aceites de vapeo falsificados desde México”, informó la policía de Washington.

Marío Barcelo de 49 años de edad, quién es líder, empleado de UPS y supervisor de despacho por más de 20 años, usó su posición como supervisor en la instalación de Tucson para garantizar que los envíos de drogas se cargaran en las camionetas correctas y se entregaran a tiempo a sus destinos sin ninguna interferencia o interrupción.

La policía del área de Tucson lo había estado rastreando desde al menos 2009, pero “la compañía no trabajó de manera más proactiva”. Fue hasta el 13 de noviembre que la policía intervino los teléfonos de los empleados de UPS y recopiló imágenes de video de grupo mientras coordinaban el uso de la aplicación de mensajería de WhatsApp para cargar, manejar, enviar y recuperar efectivo y cajas de agentes encubiertos.

En las últimas dos semanas, han sido arrestadas por lo menos 11 personas, incluidos empleados, supervisores y conductores de UPS.