El nombre de Elon Musk ha dominado las páginas de ciencia y tecnología durante los últimos años con sus autos, naves espaciales y robots.

Últimamente, el multimillonario dio de qué hablar con su “Tesla Bot”, con el que pretende eliminar “trabajos peligrosos o aburridos”.

Ejemplo de ello puede ser agacharse para levantar algo o ir a hacer las compras, aseguró Musk, quien al parecer no encuentra límites para la tecnología.

Pese a que la mayoría se concentra en un sólo campo, él acostumbra a intervenir en diversas problemáticas, encontrando siempre un factor común.

Te puede interesar: “Countdown”: el documental de Netflix sobre SpaceX

“Tesla es la mayor compañía de robótica del mundo porque los autos son, básicamente, robots semi-sensibles sobre ruedas. Por eso tiene cierto sentido poner eso en forma humanoide”, dijo.

Y es que su misión declarada es acelerar la transición del mundo hacia la energía sostenible.

Giros de 360 grados

En el camino, Musk ha hecho cambios que podrían considerarse de 360 grados.

Después de vender la mayoría de sus activos inmobiliarios y mudarse a Texas el año pasado, reveló que ahora solo es dueño de una propiedad.

Su residencia principal es una pequeña casa de caja que dice que alquila a su compañía de cohetes, SpaceX y que tiene el tamaño de un pequeño estudio.

El hombre que revivió la carrera espacial vive en una unidad de 20×20 pies fácilmente transportable.

Musk en una palabra: impredecible

Con una fortuna de más de 185 mil millones de dólares, no sorprende que pueda tomar altos riesgos e incursionar en diversas áreas.

Algo que ha quedado claro, es que no teme a las criticas, su consejo es asegurarse de que estás trabajando en “cosas que van a importar”.

No por nada, se jacta de trabajar 120 horas a la semana para mantener la producción de sus múltiples empresas.

Pero la forma de ver al mundo, no sólo es por dedicación, sino influencia del Síndrome de Asperger.

La persona que lo padece percibe e interpreta el mundo y sus relaciones de manera diferente, y las relaciones sociales son su principal problema.

“Miren, sé que a veces digo o posteo cosas extrañas, pero así es simplemente cómo funciona mi cerebro. A cualquiera que se haya sentido ofendido, solo quiero decir que reinventé los automóviles eléctricos y estoy enviando gente a Marte en un cohete, ¿pensaban que iba a ser un tipo normal y relajado?”, expresó durante su participación en un programa de televisión.

Debido a esto, el multimillonario se ha metido en diversos problemas por sus opiniones, sobre todo aquellas relacionadas con el COVID-19.

Ya que criticó las medidas de distanciamiento que se impusieron durante la pandemia y que le causaron problemas en sus fábricas.

Sigue leyendo: México planea crear su propia estación espacial