El vaticano ha publicado un manual para obispos y líderes católicos de todo el mundo, el cual les servirá para realizar investigaciones internas ante alguna denuncia de violación o abuso sexual cometidos por miembros de la iglesia católica contra menores de edad o personas vulnerables.

De esta forma podrán realizar denuncias a la policía de los abusos cometidos por el clero, es una nueva forma de proteger a todas las personas, en especial a los menores de edad de los sacerdotes pederastas.

El manual, que ha sido formulado en seis idiomas, indica que los líderes religiosos deberán cumplir con cada una de las citaciones emitidas por las autoridades locales y que no deberán desestimarse denuncias anónimas, rumores o mensajes en redes sociales que puedan servir de fundamento para iniciar con una investigación.

También indica que los obispos no podrán ignorar acusaciones anteriores al límite de antigüedad, ya que el Vaticano podrá en cualquier momento eliminar el período.

“Aun en casos en que no existe una obligación legal explícita, las autoridades eclesiásticas deberían hacer una denuncia ante las autoridades civiles competentes si esto es considerado necesario para proteger a la persona involucrada o a otros menores de los peligros de actos criminales ulteriores”, cita el manual.

La única razón para descartar una denuncia será cuando el obispo determine que el denunciante no era menor de 18 años en el momento y cuando se compruebe que el sacerdote no estaba físicamente en el lugar de los hechos denunciados.

El manual determina como abuso sexual no solo relaciones sexuales, sino cualquier contacto físico que lleve a obtener una gratificación sexual como exhibicionismo, masturbación, producción de pornografía y conversaciones con proposiciones sexuales.

 

Te podría interesar: EL VATICANO ENVIARÁ UNA MISIÓN ESPECIAL A MÉXICO PARA INVESTIGAR A 271 SACERDOTES PEDERASTAS