El Papa Juan Pablo II hasta el momento ha sido uno de los más aclamados por la fe católica, tanto que la Iglesia lo canonizó en el 2014, pero ¿qué tanto encubrió a sacerdotes pederastas o defendió a las víctimas?

El exsacerdote mexicano Alberto Athié, quien lucha contra la pederastia y los abusos sexuales dentro de la Iglesia católica, ha hecho una serie de declaraciones en contra de los Legionarios de Cristo quienes asegura fueron utilizados por el Papa Juan Pablo II, la Primera Ministra Británica Margaret Thatcher y el presidente estadounidense Ronald Reagan con el propósito de mantener las ideologías de izquierda dentro de la propia Iglesia católica.

Dentro de la lista de declaraciones figura una en la que se revela que el beato Juan Pablo II recibía diariamente un reporte de la CIA sobre las actividades que realizaba la Teología de la Liberación en América Latina, doctrina que sostiene que el Evangelio exige la opción preferencial por los pobres, y recurrir a las ciencias humanas y sociales para acompañar a los pueblos a su liberación.

Otra de las revelaciones deja entrever que sacerdote Marcial Maciel, fundador de la congregación los Legionarios de Cristo y quien tiene más de 60 acusaciones por abuso sexual, sirvió a la Iglesia en la obtención de vocaciones, recursos y anticomunismo; trato en el que Maciel “donó” millones de dólares a la causa de Solidaridad en Polonia.

Athié se ha encargado durante años a denunciar los abusos de Marcial Maciel ante las autoridades religiosas que siempre lo encubrían y mismas que terminaron desterrándolo.