El Tren Maya no dejará endeudado al país, se construirá con recursos públicos, así lo confirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador en una de sus conferencias matutinas.

Para esto se canceló la promoción turística en 60 oficinas en el extranjero, cuyos recursos serán utilizados para la construcción de este proyecto que iniciará en abril y con el que se busca beneficiar a las comunidades alejadas.

El ejecutivo federal dijo que esta decisión fue tomada debido a que el financiamiento es algo que resulta muy costoso y, además, son deudas que se heredan por muchos años como lo que pasó con gobiernos anteriores. Las empresas cobran intereses elevadísimos y las obras terminan costando 10 o 15 veces más, por lo que las deudas públicas nunca se terminan.

“Hubo un mal manejo del fondo, no se utilizaba para el Fomento Turístico, sino para entregar publicidad a medios de comunicación, una cosa tan vergonzosa que no quiero recordarlo. Bueno, por eso se decidió que ese fondo se iba a utilizar para la construcción del Tren Maya”.

Por último, enfatizó en que la mejor promoción turística para el país es tener una buena reputación, eso atraerá más a los turistas.