Es muy probable que el número de niños trabajadores siga aumentando en Latinoamérica ¡protejamos a los menores!