En los últimos años, en algún lanzamiento de temporada o algún accesorio en especial de marcas reconocidas hemos sido testigos del “homenaje” que estas hacen a la cultura mexicana, sin embargo, las personas y expertos aseguran que todo se trata de una apropiación cultural.

La apropiación cultural “se da cuando una cultura dominante se apropia de los códigos estéticos de una cultura dominada”, es el hecho de tomar o utilizar cosas de una cultura que no es la nuestra sin mostrar el mínimo respeto.

Las marcas rinden este “homenaje” inocente, pero ignorando el simbolismo original de lo que copian.

Aquí algunas de las marcas o diseñadores que han sido acusados de apropiación cultural.

Isabel Marant

La diseñadora copió el diseño originario de Santa María de Tlahuitoltepec, Oaxaca. Los bordados de la comunidad mixe utilizan dos tonos y están elaborados con hilos y tejidos en ixtle, es parte de la identidad indígena de la comunidad.

Disney

En 2013 intentó registrar el Día de los Muertos como marca. De haberlo logrado, se hubiese adueñado de la fiesta tradicional mexicana y vender todo tipo de productos.

Louis Vuitton

La Secretaría de Cultura de México cuestionó a la marca sobre si para la elaboración de los sillones de su colección ´Dolls by Raw Edges´ colaboró con artesanos del estado de Hidalgo, debido a que el diseño utilizado era similar al hecho por ellos. Un sillón tenía un costo de 18,600 dólares.

Carolina Herrera

El Gobierno de México solicitó a la diseñadora y a su director creativo una explicación por la el uso de los diseños y bordados de pueblos originarios mexicanos que estaban siendo utilizados en su colección ‘Resort 2020’. La marca se limitó a responder que las prendas eran un homenaje a la “riqueza cultural mexicana”.

Rapsodia

En 2016, la marca fue acusada de apropiarse de un diseño tradicional zapoteco. Y a pesar de lanzarse una petición para que la marca remunerara a la comunidad de Oaxaca, Rapsodia nunca lo aceptó, ni se pronunció.

Zara

En 2016, la marca fue acusada de copiar los diseños y bordados de las artesanas de Aguacatenengo, Chiapas. La comunidad alegó que Zara no les daba créditos, no retribuía por el uso de sus diseños y las afectaba económicamente.

Bolso Shopper rayas

Tras el lanzamiento del bolso Shopper Rayas que recientemente Zara lanzó, las críticas y las acusaciones por apropiación cultural no se hicieron esperar. La polémica surgió cuando las personas notaron que diseño del bolso, es igual al bolso tradicional mexicano que se utiliza para ir por el mandado. Además, tenía un costo de 649 pesos.

Christian Dior

En 2018, la marca lanzó una colección de bolsos que eran similares a los diseños que realizan los artesanos en San Juan Chamula, Chiapas.

Kellogg´s

La más reciente es la famosa marca de cereales. Está vez lanzaron una colección de cereales inspirados en la pandemia, entre ellos se encuentra uno de pan de muerto. De inmediato personas manifestaron su inconformidad por considerar que la marca busca lucrar con una de las tradiciones más respetadas de la gastronomía y cultura de México.

La apropiación cultural es un negocio que deja grandes ganancias a las marcas y que perjudica a las personas que durante años han trabajado las técnicas. Quienes en realidad reconocen el significado de los símbolos que se utilizan en cada uno de los diseños.

¿Qué opinas?