En este mágico deporte por lo regular los más reconocidos son jugadores que tienen más tackleadas, más anotaciones o la mayor cantidad de touchdowns lanzados en una temporada. Sin embargo, en esta atípica temporada, el quarterback de Washington, Alex Smith, se ha convertido en el nuevo rostro del football americano.

Y se preguntarán el por qué el egresado de Utah es el nuevo rostro del deporte, si no es la estrella de la liga, tampoco es el jugador que más jersey vende, ni es el que lidera las estadísticas de la NFL, pero el veterano quarterback en esta temporada se convirtió en alguien que ejemplifica los valores y la esencia de este maravilloso deporte.

El nuevo rostro del football americano

Una fractura de tibia y peroné, 17 operaciones, una infección que casi le quita la vida, miles de horas en terapias y dos años y medio de inactividad, fue el camino que tuvo que pasar para que Alex Smith volviera a estar listo para jugar un partido de NFL.

el nuevo rostro del football

Smith inició la temporada 2020 como suplente de Kyle Allen en el equipo de Washington. Los reflectores estaban pendientes de él debido a que no se querían perder el maravilloso regreso a los emparrillados de este jugador.

Fue hasta la semana 5 en contra de los “Rams” de los Ángeles que, después de un fuerte golpe que sacó a Allen del emparrillado, el ansiado regreso por fin se dió.

El partido lo acabó perdiendo, pero el ver a un jugador que luchó tanto por regresar era simplemente mágico.

A partir de ese momento fueron 11 semanas de sube y baja para el egresado de Utah, en donde tuvo que volver a batallar con una lesión, retomar el ritmo de juego y tratar de cambiarle la mentalidad perdedora a un equipo que iba en picada.

Pero como para Smith ningún reto es muy grande, el pasado domingo ganó el Sunday Night Football con un marcador de 20 puntos sobre Philadelphia. Además, consiguió meter al equipo de Washington a postemporada después de mucho tiempo.

Smith terminó la temporada regular con 1,582 yardas, 168 pases completos, 6 touchdowns y 8 intercepciones.

No fueron los números más espectaculares de su carrera, ni mucho menos los mejores para un pasador, pero lo que consiguió Alex esta temporada va más allá de los números.

Lo que logró fue ejemplificar la tenacidad, el coraje, la fuerza para superar obstáculos y las ganas de trascender que solo te deja el football americano.

el nuevo rostro del football

La historia del nuevo rostro del football americano no podrá ser la más brillante, pero es la única que demuestra todo lo que te deja este maravilloso deporte.

Y tú, ¿ya conocías esta maravillosa historia?

Te puede interesar: PRIMER FIN DE SEMANA DEL AÑO: LO BUENO, LO MALO Y LO MÁGICO DEL MUNDO DEPORTIVO