El jefe de Dos Bocas, se calló lo de Odebretch

Hay un rumor en el aire, algo que está pasando de “boca en boca” y que no es fácil de ignorar: resulta que el actual jefe de la construcción del proyecto de la refinería en Dos Bocas en Tabasco, Leonardo Cornejo Serrano, fue uno de los 12 servidores públicos de Pemex que pactaron con Odebretch.

Este funcionario, ex coordinador de Proyectos de Modernización y Ampliación de Capacidad de Pemex Refinación, no solo recibió el encargo de dirigir la nueva refinería en Tabasco, proyecto que contempla tres años en su realización total y una inversión entre seis mil y ocho mil millones de dólares, sino que además, tiene a cargo la modernización de los complejos de Madero, Tula, Minatitlán, Salamanca, Salina Cruz y Cadereyta.

Soborno carioca y ambición mexicana (pendeja), una combinación que ni el petróleo más denso podrá diluir de la historia de nuestro país y hechos históricos que llevan por leyenda: corrupción. No señor.

Y así como este imputado, también se reveló que “salió embarrado” del caso el ex director del PEMEX, Emilio Lozoya, quien fue primero señalado por recibir un soborno de 10 millones de dólares en marzo del 2012 en tiempos de Enrique Peña Nieto y luego fue amparado por la maña de la justicia mexicana.

No hay excusa, ni en español ni en portugués. Su nombre se encontró en todos los contratos habidos y por haber, siendo que desde el año 2009, la empresa Odebretch presuntamente había comenzado a dar los sobornos a funcionarios de México por un total de 16 millones 595 mil dólares para obtener los contratos.

Con estos antecedentes, el presidente AMLO ha enfatizado que la licitación será restringida a Odebretch, y que solo se invitará a participar a las empresas que cumplan con los altos estándares que busca el Gobierno Federal.

Buena suerte, cabecita de algodón…