El Servicio de Monitoreo de Atmósfera Copernicus dio a conocer que el insólito agujero de ozono sin precedentes que apareció en la capa de ozono sobre el océano Ártico, se cerró en los últimos días.

En su cuenta de Twitter, la entidad del European Centre for Medium-Ranger Weather Forecasts comentó que “el agujero de ozono sin precedentes del Hemisferio Norte en 2020 ha llegado a su fin. El vórtice polar se ha dividido, permitiendo la irrupción de aire rico en ozono en el Ártico, un ciclón persistente a gran escala en la zona ubicado en la media y alta troposfera y la estratosfera.”

Si bien los científicos afirman estar acostumbrados a los agujeros de ozono que se han desarrollado en la Antártida todos los años durante la primavera austral, pero debido a las temperaturas inusualmente gélidas en la estratosfera hicieron que se abriera este agujero en la capa de ozono estratosférico sobre el Ártico esta primavera boreal.

Cabe mencionar que la desaparición de esa grieta se debió a una solución natural provocada por una ola de calor.