En los últimos cinco años, el feminicidio ha aumentado 137% y lamentablemente solo una cuarta parte de los casos se resuelven.