O lo que llamamos: “el maldito cliclo sin fin”