Kantunilkin – El cambio climático daña lagunas, cenotes y pozos artesanales disminuyendo el nivel de agua hasta en un 25 por ciento y otras se están “secando” preocupando a los habitantes quienes acostumbran pescar en las lagunas.

El comisariado ejidal de la comunidad de San Ángel Héctor Loeza Rivas señalo que las lagunas y cenotes han tenido un considerable descenso en el nivel del agua a consecuencia de la atípica temporada de secas afectando a varias aves migratorias, plantas acuáticas y animales que usan las sabanas (como también se les conoce a las lagunas) para beber agua.

En varias comunidades del Municipio cuentan con lagunas que han sido afectados por las altas temperaturas, en espera de que las lluvias retornen para que el nivel del agua se recupere.

En los alrededores de las lagunas solo queda lodo que impiden a los habitantes acercarse para pescar, como suelen hacerlo en las comunidades rurales en busca de alimento para sus familias.