Por error de cálculo, el Atlántico podría contener mucho más plástico del que se estimaba.