El Poder Judicial de la Federación (PJF) aseguro que el asesinato del juez federal Uriel Villegas Ortiz y su esposa, Verónica Barajas, fueron actos intimidatorios, pero que eso no interrumpirá la actividad jurisdiccional.

Por medio de un comunicado el PJF informó que “la actividad jurisdiccional seguirá adelante y no nos detendremos, menos con actos intimidatorios, a efecto de cumplir la misión que nos ha encomendado la Constitución y la cual hemos jurado defender en bien de los derechos de las personas”.

De igual forma reafirmó el compromiso de ubicar a los responsables y enfrentarlos a la justicia, algo en lo que todos los integrantes del PJF están trabajando.

Debido a esto, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) y el Tribunal Electoral de fuero federal, están trabajando y revisando los protocolos de seguridad y así poder garantizar protección a los jueces, juezas y a sus familias.

 

Te recomendamos: MÉXICO REPRUEBA NUEVAMENTE EL ÍNDICE DE CAPACIDAD PARA COMBATIR LA CORRUPCIÓN