Niñas, adolescentes y mujeres que han sufrido violencia física, psicológica, sexual o económica, no denuncian por temor a represalias en México.