Todos podemos aportar un granito de arena para un futuro mejor. Por ello, es indispensable que rompamos estereotipos, por ejemplo, que los niños deben ser valientes, agresivos, exitosos, mientras que las mujeres deben ser lindas, unas princesas y cariñosas. Cuidamos y eduquemos con un buen ejemplo a las infancias, en busca del desarrollo de sus capacidades y de un mundo más igualitario.

Te puede interesar saber: Educación, indispensable para la igualdad de género