Para muchos, el arribo del sargazo a las playas de Quintana Roo es un problema, pero para algunos es una oportunidad.

Trece estudiantes del Colegio de Bachilleres de Playa del Carmen, recolectaron el alga y la mezclaron con hojarasca y tierra para lograr composta, material que puede ser usado como abono para plantas.

El proyecto lleva por nombre Ecompost y les llevó tres meses, señalando que por cada cubeta de 20 litros llena de sargazo, pueden crear ocho kilos de composta.