Los niños son los mayores consumidores de comida ultraprocesada y bebidas endulzadas, pero no siempre es culpa de ellos