Hidalgo es considerado una de las entidades con mayor número de tomas clandestinas, incendios y explosiones en los ductos.

En los pasados 25 meses han ocurrido en Hidalgo 21 estallidos en tomas clandestinas detectadas en 13 en municipios de la región de Tula-Tepeji, en cuyo corazón se localiza la refinería Miguel Hidalgo y donde confluyen oleoductos.