Kantunilkií.- En el Día de las Madres, la señora María Felipa Uicab Moo cumplió 80 años de edad, es una de las personas más longevas que tiene la oportunidad de tener doble celebración.

Por el coronavirus, sus 4 hijos, sus 18 nietos y demás familiares llegaron durante el transcurso del día a felicitarla por su cumpleaños y por el Día de las Madres, ya que acordaron no aglomerarse en el festejo para cuidar la salud de la octogenaria mujer.

Doña Felipa en su lengua natal, el maya, dijo sentirse feliz en este día sobre todo porque en este año que ha vivido no se ha enfermado. “Mis otros hermanos han fallecido, la última en el mes de marzo, pero no me pone triste porque sé que algún día a todos nos pasará, mientras a seguir viviendo feliz y contenta con lo poco o mucho que tengamos porque, al menos, tenemos comida y eso es más que suficiente”, relató la humilde mujer.

La peculiaridad de Uicab Moo es que no pierde la sonrisa: “Desde que amanece estoy riéndome por cualquier cosa, la vida es corta y no tenemos por qué amargarnos, eso le digo a mis hijos y nietos que la vivan en paz, tratar de no tener problemas con nadie porque no sabes cuándo vas a necesitar de alguien” dijo con sabiduría la mujer mientras tendía su ropa en el patio de su vivienda.