José María Morelos.- “La verdadera discapacidad está en la mente porque a mí me pasó cuando perdí mis brazos, gracias a una mente positiva para ver las cosas, echarle los kilos y hacer mejor las cosas es como salí adelante… porque a veces el cuerpo puede estar incompleto, pero la mente nos dice todo lo contrario” señaló Martín Lozada Fernández, un excelente pintor de la zona maya quien no cuenta con sus extremidades.

Don Martín Lozada Fernández se ha vuelto un ejemplo de vida en la zona maya, pues él acompañado de su esposa Noemí Tapia se gana la vida haciendo lo que le gusta: pintar. Y debido a su gran trabajo se ha ganado el respeto de la gente.

Oriundo de la ciudad de Playa del Carmen, pero ha vivido en la comunidad maya de Othón P. Blanco durante más de 10 años. Pintar le ha servido para ganarse la vida a lado de su esposa, quien siempre lo acompaña.

Don Martín explicó que perdió sus extremidades ante una descarga eléctrica que recibió su cuerpo de 10 mil voltios, lo cual lo dejó en cama por un año y diez días.

El despertar y no ver sus manos cayó en depresión, lo que lo orilló a intentar suicidarse en tres ocasiones, pero “la palabra de Dios”, como él menciona, lo ayudo a salir adelante.

Afirma que con la palabra de Dios y la compañía de su esposa ha logrado salir adelante; ahora no solo pinta locales, sino casas, murales surrealistas, pinturas a cuadros y además predica la palabra de Dios en una iglesia de dicha comunidad.

El tener una discapacidad no ha sido un impedimento para salir adelante, por lo que mandó un mensaje a todas aquellas personas diciendo que la discapacidad no viene de lo físico, sino en la mente.