¿Disculpas de España? Los pueblos indígenas sufren los abusos del Estado mexicano

Mientras Andrés Manuel López Obrador busca la disculpa de España por los agravios cometidos a los pueblos indígenas durante la Conquista, representantes de estos pueblos responden al presidente que los abusos sigue sucediendo, por lo que no debe lavarse las manos con disculpas ajenas.

María de Jesús Patricio Martínez, vocera del Consejo Nacional Indígena y ex aspirante a la presidencia del país, manifestó que la carta del presidente Andrés Manuel López Obrador a España es una simulación, pues en el país los pueblos indígenas siguen siendo víctimas de despojos y atropellos.

Recientemente López Obrador anunció que había enviado dos cartas al Rey Felipe VI de España y al papa Francisco, para solicitarles que pidieran perdón a los pueblos originarios del país por los abusos sucedidos durante la Conquista de México.

La noticia causó polémica, fue motivo de inconformidad y burlas entre la opinión pública, a pesar de que ya otros países han pedido anteriormente disculpas por hechos históricos.

Ante los comentarios, López Obrador justificó la decisión diciendo que los pueblos originarios fueron víctimas durante tres siglos de dominación y violaciones a los derechos humanos. Dijo que no existía ningún animo de confrontación sino de reconciliación, pues no se pide una indemnización, solamente aclarar lo que ocurrió.

Sin embargo, María de Jesús Patricio Martínez ha señalado críticas a lo que el presidente ha dicho. Apuntó que el gobierno federal está engañando a la población porque el despojo continua y muchas etnias están siendo desplazadas para apoderarse sus territorios.

“Lo que tiene que hacer es dejar de despojar de la tierra a las comunidades” dijo María de Jesús Patricio. Asegura que los megaproyectos implican la descomposición social de las comunidades y que el “desarrollo” es solamente un pretexto para hacer negocios, en los que los pueblos indígenas son los mas afectados.

Francisco Reyes, también integrante del Consejo Nacional Indígena, dijo que el gobierno de López Obrador ha impuesto decisiones y medidas con la justificación de tener el respaldo de 30 millones de personas, pero que eso supone un riesgo para las comunidades indígenas.

María de Jesús expresó su preocupación por el desarrollo de megaproyectos como el del Tren Maya, considera que la obra fue impuesta con una consulta “amañada”. También mencionó que en Chihuahua hay un caso específico de tala clandestina en varias zonas del estado, y que son las comunidades indígenas las que están siendo explotadas, reprimidas y despojadas.

Tanto María de Jesús como Fernando se mantienen firmes en la lucha por la defensa de los pueblo originarios, por hacer que prevalezcan sus costumbres y que se respeten sus derechos; consideran importante lograr una organización desde abajo para actuar contra las consecuencias destructivas de los megaproyectos.

Por su parte, Betina Cruz, miembro del Consejo Indígena de Gobierno, dijo que una disculpa es insuficiente cuando los agravios se siguen perpetuando y que lo que se debe hacer es respetar la autodeterminación de los pueblos indígenas.

Suena lógico ¿no?