La ola de discriminación, racismo y clasismo continúa contra la ciudadanía de origen maya.