Coloquialmente se diría: “o sea sí, pero no”, haciendo alusión a los diputados de Quintana Roo que ocuparán un lugar en la legislatura, esto se debe a que la poca, muy poca participación ciudadana marca una laguna en la legitimidad de su… podríamos llamarla… “victoria”.

Sólo por mencionar cifras, el diputado “ganador” con mayores votos fue de 10,226 votos, es decir sólo 0.81% del total del padrón electoral registrado. Sin embargo hubo quienes ganaron con 5 mil 185 votos, es el caso de Wilbert Alberto Batún Chulim del Distrito III.

Hoy la polémica no son los “ganadores”, sino el hartazgo de la gente y la apatía generada por promesas tan falsas como cotidianas.