Felipe Carrillo Puerto.- Dignatarios mayas del Centro Ceremonial “Cruz Parlante” piden al Congreso del Estado de Quintana Roo eliminar el Gran Consejo Maya, al considerarlo su creación como un medio de controlar a los guardianes de Centros Ceremoniales e Iglesias Tradicionales para fines políticos, de la misma manera exigen una investigación con respecto a la aplicación de los fondos destinados por el Instituto para el Desarrollo del Pueblo Maya (INMAYA).

En conferencia de prensa encabezada por el General Maya, don Isabel Sulub Cimá, del Santuario de la Cruz Parlante, denunció que ha sido evidente el divisionismo que impera entre los dignatarios mayas desde la conformación del Gran Consejo Maya, organización que no forma parte de la estructura interna y que fuera creado como un invento, además de las anomalías en la aplicación de los recursos que el gobierno del estado destinó a través del INMAYA.

De esta manera, el General Maya solicitó al Congreso del Estado abrir una investigación minuciosa para verificar la aplicación de los recursos que el gobierno del estado realizó a través del INMAYA, ya que acusan a la titular de la dependencia, Delta Moo Arriaga, de mal utilizar los fondos de los ejercicios fiscales del 2016 al 2019.

Don Isabel Sulub señaló que, de forma inexplicable, los dignatarios mayas han recibido documentos en los que se les indica que tienen deudas por más de 10 mil pesos, aparentemente por usar fondos destinados a los centros ceremoniales, cuando dichos recursos fueron aplicados directamente por el INMAYA.